LO DICEN EN LA TELE

SERGIO MARTÍNEZ


Pequeñas historias

Un joven cansado de encadenar trabajos temporales y precarios trata de darle un rumbo distinto a su vida; un matrimonio roto antes de tiempo; una conversación entre dos vagabundos; una partida de chapas entre dos hermanos que momentáneamente los devuelve al pasado y enfrenta al Athletic Club de Bilbao y al Fútbol Club Barcelona de la temporada 89/90; la ejecución de un desahucio en un barrio periférico de la capital no termina como era de esperar; un surfista sin olas; un raudo repartidor de pizzas; una mofa del discurso de los medios de comunicación... son algunos de los relatos y microrrelatos incluidos en esta colección.
Comprar

 

INFORMACIÓN

SERGIO MARTÍNEZ

Hace poco más de tres años empecé a escribir mis primeras líneas de ficción. Me apunté a un curso a distancia de escritura creativa. Lo hice para obligarme. Yo solo no me ponía a ello. Me costaba un montón. El caso es que desde hace mucho tiempo creía que un día escribiría. O al menos eso me gustaba pensar. No sé muy bien por qué, la verdad. Tampoco es que leyese mucho. Era más bien, pienso ahora, de los que prefería procrastinar. De modo que, teniendo eso en cuenta, y que mi vida era, además, como la de la mayoría, por qué no decirlo, bastante vulgar: ¿de qué iba a escribir yo?, ¿qué tenía que contar a los demás? Era una idea más bien vaga, pero la semilla, imagino, estaba en su lugar. Al final solo aguanté dos o tres meses en aquel curso —no estoy muy seguro, porque después de un tiempo seguía recibiendo material—, pero me sirvió para arrancar. Allí presenté el inicio de mi primer relato y un borrador del que sería el segundo; después completé los dos. Esos relatos son, respectivamente, «Cruce de caminos» y «¿Dónde están?». Recuerdo que por aquel entonces yo andaba leyendo los relatos de Charles Bukowski, había terminado con los de Raymond Carver y siguieron los de Quim Monzó.

En resumidas cuentas, lo que quiero decir es que estos son los relatos y microrrelatos con los que me inicio en el mundo de la escritura. He revisado y pulido meticulosamente cada uno de ellos para reunirlos en este libro y creo que esta le resultará una lectura grata, amena y entretenida al lector. Por su longitud, este libro, y haciendo un símil con la industria musical, podría calificarse de EP (del inglés, Extended Play). La duración de un EP es demasiado larga para considerarse como sencillo (Single) y demasiado corta para considerarse como álbum (LP, Long Play).

Twitter

QUÉ OPINAN LOS LECTORES

 

Buen libro en el que se alternan relatos con diferentes extensiones, temas y tratamiento, lo que a mi juicio lo hace más atractivo y más auténtico que muchas pretendidas colecciones de relatos con un nexo entre ellos, que muchas veces no existe.

por Santiago

Una lectura amena y entretenida sobre diversos temas de actualidad y de la vida cotidiana.

por Cliente Amazon

 

 

 

Regala libros

Quién regala un libro, además de un obsequio, está regalando un delicado elogio..

No contribuyas al pirateo

Al descargar ilegalmente, acabas con la ilusión y el trabajo de muchos meses de esfuerzo.

Deja un comentario

Ayuda a valorar y mejorar el trabajo de los autores comentando sus libros. Recuerda hacer siempre críticas constructivas.