COSMÓDROMO

RUBÉN AZORÍN ANTÓN

FICHA DEL LIBRO

  • GÉNERO:Ciencia-ficción
  • PÁGINAS:146
  • PUNTUACIÓN:
«Una sonda de exploración no está preparada para llevar tripulantes.» Ese fue mi primer pensamiento al recobrar la consciencia. Exactamente el mismo que antes de someterme a la sedación. Incluso llegué a pensar que el tiempo no había transcurrido y que por lo tanto seguía en la vaina de criosueño aguardando la ignición, lejos del control táctico de lo que iba a ser una exploración espacial teleguiada y paradójicamente tripulada por un único cosmonauta.

 

RESEÑA

Es complicado reseñar una obra como Cosmódromo sin desvelar el secretismo de su argumento; la propia sinopsis -elaborada con los primeros párrafos de la novela-, proporciona unos escasos datos que no hacen presagiar el oscuro entramado que se va abriendo ante nosotros.

Ambientada en un futuro impreciso -en la misma Siberia del enigmático caso Tunguska-, la historia se desarrolla en el interior del acorazado Cosmódromo Vostochni, en el Óblast de Amur, Rusia.
Este cosmódromo - cuya existencia es verídidica, si algún lector se lo pregunta-, se convierte en el punto de partida de un misterioso e insólito argumento que, expone el verdadero caracter de las misiones de tres cosmonautas en el espacio.

Lo que acontecerá a partir de entonces, será el germinar de la duda ante la misión que los protagonistas creen haber realizado, el desconcierto frente a los motivos que les ha llevado hasta su situación actual, y la verdadera naturaleza que hay detrás de esta.

Conviene destacar en este punto, la perfecta descripción de las instalaciones por parte de Rubén Azorín, que con sencillez y claridad esquiva complicados tecnicismos y tediosos detalles, poniendo al alcance de cualquiera la estructura de un complejo aeroespacial.


¿Cómo era posible? Si Control de Misión estaba al corriente del fallo en el despegue y había liberado la cámara, ¿cómo no habían enviado a nadie para socorrerme?

Cosmódromo destaca, más allá de su peculiar argumento, por el inquietante y claustofóbico escenario en el que aprisiona no solo a sus personajes, también al propio lector, que totalmente involucrado en la trama, se ve a sí mismo como un cuarto cosmonauta.
Al igual que estos, también se deja arrastrar por la espiral de inquietudes y conjeturas desencadenadas por los extraños fenómenos de su entorno, y siente total perplejidad frente a unos sucesos que no sabe bien cómo manejar, y que escapan a toda lógica.

Pese a todos estos puntos positivos, la escasa extensión de la obra la convierte más en un relato corto que en una novela, produciendo cierta sensación de desaprovechamiento que se ve acentuada además, por un comienzo algo pausado.
No obsante, no cabe duda que Azorín sabe bien cómo combinar los ingredientes del suspenso, creando una novela de ciencia-ficción apta para todo tipo de lectores. Ni decir tiene también, la evidente documentación técnica y científica que hay detrás de este título, en la que queda patente que el autor sabe de lo que habla.

 

Regala libros

Quién regala un libro, además de un obsequio, está regalando un delicado elogio..

No contribuyas al pirateo

Al descargar ilegalmente, acabas con la ilusión y el trabajo de muchos meses de esfuerzo.

Deja un comentario

Ayuda a valorar y mejorar el trabajo de los autores comentando sus libros. Recuerda hacer siempre críticas constructivas.